Guías de

Vacaciones de invierno en Oslo

Buscar hotel

Durante unas vacaciones de invierno en Oslo podrá ver las calles llenas de gente festejando, niños jugando en la nieve y millones de luces titilando en las heladas aguas del Oslofjord. Reserve un hotel de Oslo en invierno para ver la ciudad en su momento más mágico.

Haga esquí de fondo

Pocas ciudades tienen la naturaleza tan cerca como Oslo, donde puede tomar un tranvía y estar en Oslomarka media hora después. Allí le esperan más de 2.600km de senderos de esquí de fondo en una densa zona boscosa. 90km de senderos están iluminados de noche. Así que coja los esquíes y únase a los lugareños en los senderos, antes de retirarse a uno de los salones al estilo cabaña de troncos de Frognerseteren, para comer una bien merecida porción de tarta de manzana y un chocolate caliente frente al fuego.


Patine en el hielo del centro

Si va corto de tiempo, puede disfrutar de los deportes invernales en el centro de la ciudad, en la gran pista de hielo sobre Karl Johans Gate frente al Parlamento. Oirá la música de lejos y al acercarse sentirá el olor de los perritos calientes y los gofres. Está abierta todos los días, de diciembre a marzo, y si no trajo sus patines, puede alquilar un par. No se sorprenda al ver niños pequeños girando a toda velocidad mientras usted lucha por mantenerse en pie: ellos patinan desde que aprendieron a caminar.


Especialidades noruegas tradicionales

Cuando hace frío afuera, no hay nada como una buena cena para entrar en calor, y a los noruegos les gusta comer bien durante los oscuros meses de invierno. Los restaurantes están llenos particularmente en diciembre, cuando la mayoría de la gente elige el juletallerken (plato navideño), una excelente manera de probar la comida tradicional noruega. Tiene para elegir desde lutefisk (bacalao) hasta ribbe (panceta) y pinnekjøtt (chuletas de cordero cocidas sobre madera de abedul). Engebret, el restaurante más antiguo de Oslo, situado frente al Museo de Arte Contemporáneo de Kvadraturen, es uno de los mejores lugares para degustar la cocina local.

Caminatas invernales

Aproveche al máximo su escapada a Oslo con una caminata guiada. Se realizan en inglés y noruego, y salen a diario entre enero y Pascua. Podrá descubrir cómo era la vida en la Edad Media en Akershus Festning; deambular por el centro de la ciudad con un aristócrata del siglo XIX como guía o salirse de los recorridos turísticos para ir de paseo a lo largo del río Akerselva, que divide la ciudad más próspera, situada al oeste, de los antiguos barrios obreros, situados al este. Reserve en la oficina de turismo.


Compras navideñas

Los grandes almacenes tientan a los compradores con sofisticados escaparates, música festiva y pepperkake (galletas especiadas) gratis. Pero si busca algo especial, diríjase a la feria navideña anual en el Museo Folk de Bygdøy (los dos primeros fines de semana de diciembre). Este mercado, el más grande de Oslo, tiene alrededor de 120 puestos que venden arte y artesanías, decoraciones navideñas, pasteles recién horneados y otras especialidades. Para llegar, tome el autobús 30 desde el Teatro Nacional.


Celebre la época de la buena voluntad

Las navidades serán la época de la buena voluntad, pero en Oslo la "paz en la Tierra" toma un significado diferente con la entrega del Premio Nobel de la Paz, que se realiza el 10 de diciembre de cada año en el Ayuntamiento. A la ceremonia se accede sólo con invitación (y, a menos que usted sea jefe de estado o estrella de Hollywood, es improbable que lo inviten), pero el concierto por la paz en el Oslo Spectrum realizado al día siguiente siempre atrae grandes nombres. Visite el Centro del Premio Nobel de la Paz cerca de Aker Brygge para aprender más sobre los laureados a lo largo de la historia.


Venga a uno de los hoteles en Oslo de Hotels.com y descubra la ciudad