Guías de

Viajar a Oslo en puente: 48 horas de arquitectura contemporánea, el esquí como tradición y sus playas doradas

Buscar hotel

Reserve unas noches en un hotel de Oslo para explorar los mejores museos de la ciudad y su famosa vida al aire libre. Aquí tiene un itinerario de dos días para ayudarle a planear su puente en Oslo.

Puente en Oslo, día uno, por la mañana

Comience su puente en Oslo sobre la costa para ver la Ópera, un enorme bloque de mármol blanco y cristal que emerge de las aguas del fiordo como un iceberg, antes de dirigirse a Karl Johans Gate, la calle principal de Oslo. Aquí podrá comprar alguna ropa o un recuerdo, o ver a los artistas callejeros que entretienen a la gente. Después, gire a la derecha en Universitetsgata, donde encontrará la Galería Nacional, con más de 3.500 obras de artistas locales, que resulta perfecta para acercarse al arte noruego. Comienzo: Opera
Metro más cercano: Oslo S


Por la tarde

Vea el cambio de guardia frente al Palacio Real a las 13.30hs y luego tome el metro hasta Vigelandsparken. Cuente con un par de horas para pasear por el parque. En él hay más de 200 esculturas del escultor más famoso de Noruega, que representan las distintas etapas del ciclo de la vida. Vuelva a la línea 1 del metro, en dirección Frognerseteren, hasta Holmenkollen, el famoso trampolín de esquí de Oslo, para aprender más sobre la tradición del esquí en Noruega.
Comienzo: Palacio Real
Metro más cercano: Nationaltheateret


Por la noche

Regrese a Oslo S y suba en el ascensor hasta el último piso del Radisson Plaza Hotel para tomar una copa en el Skybar. Este hotel es el más alto de Escandinavia y las vistas desde su piso 34 es impresionante. Después puede comer algo rápidamente en alguno de los muchos restaurantes étnicos de Grønland, antes de ir a ver un concierto (¿quizás las bandas noruegas A-ha o Röyksopp?) en el Oslo Spektrum.

Comienzo: Holmenkollen
Metro más cercano: Holmenkollen


Puente en Oslo, día dos, por la mañana

Comience el día explorando la zona de Kvadraturen. Christiania torv es el lugar donde el rey danés-noruego Christian IV decidió reconstruir la ciudad tras el gran incendio de 1624. La fortaleza de Akershus y el Castillo también están cerca. Los tapices y pinturas de la época aún adornan la que fuera la residencia real, pero también le esperan sombríos calabozos y oscuros corredores. Cuando se acerque la hora de comer, regrese hacia el Ayuntamiento (sus dos torres de ladrillo rojo han sido parte del perfil de Oslo desde los 1950), dirigiéndose luego hasta Aker Brygge, donde podrá elegir entre docenas de restaurantes sobre el muelle.

Comienzo: Fortaleza de Akerhus
Metro más cercano: Oslo S


Por la tarde

Después de comer, súbase a un ferry para cruzar a Bygdøy, donde se encuentran muchos de los mejores museos de Oslo. Podrá ver tres de los barcos que se encontraron cerca de Oslofjord y que se exhiben en el Museo de Barcos Vikingos, o las tradiciones de la Noruega rural que se mantienen vivas en el Museo Folk, justo al lado. Más tarde puede ir a alguna playa si desea tomar el sol o bañarse en el fiordo: las más populares son Paradisbukta y Huk, aunque es preciso avisar que la segunda es para nudistas.

Comienzo: Aker Brygge
Ferry desde el Ayuntamiento, muelle 3


Por la noche

Termine su puente en Oslo en el prometedor barrio de Grünerløkka. En la zona abundan los bares alternativos y los pubs relajados, que atraen a una multitud de jóvenes marchosos. A la hora de cenar, en las calles Markveien y Thorvald Meyers gate podrá elegir entre los muchos restaurantes y cafés. Si aún le queda energía, Blå es uno de los sitios más populares si busca una disco, jazz en vivo o simplemente una copa en la terraza sobre el río Aker.

Comienzo: Olaf Ryes plass
Tranvías 11, 12 y 13

Venga a uno de los hoteles en Oslo de Hotels.com y descubra la ciudad