Guías de

Una guía de viajero para Milán: moda de diseño, cocina gourmet, riqueza cultural y alegre vida nocturna

Buscar hotel

Cosmopolita y con clase, una escapada a Milán se caracteriza por ir de café en café, por las compras de artículos de diseño y por su buen vino y comida. Reserve un hotel en Milán y explore su centro histórico, su cultura vanguardista y su dinamismo.

El centro de las compras

Una escapada a Milán no está completa si no va de compras al mundialmente famoso Quadrilatero d'Oro, un cuadrado con toda la moda y con la Via Montenapoleone (‘Montenapo') por el medio, que acoge a Armani y Versace. Brera, al norte del Duomo (la catedral), es reconocido por sus boutiques y elegantes galerías de arte. Mire ropa y telas en el mercadillo Viale Papiniano, al sur del centro, y encuentre curiosidades en el mercado de pulgas de Fiera di Senigallia a lo largo del muelle. Busque antigüedades en la orilla del canal Naviglio Grande, al suroeste del centro.


Manjares gastronómicos

Con sus trattorias rústicas, restaurantes de diseño y bares a la orilla del canal, Milán es la meca de la comida y la bebida. Las especialidades locales son las costolette milanese (chuletas de ternera) y el azafranado risotto alla milanese. En la elegante Brera, al norte de Duomo, se puede comer de todo, desde pizza hasta sushi. Los barrios al sur del canal, Navigli y Ticinese, están repletos de restaurantes románticos, mientras el Barrio Chino de Milán, escondido entre la barriada Porta Romana y la Universidad Bocconi, se especializa en cocina étnica. Las tardes son para saborear espressos admirando los mosaicos del Cafè Zucca, cerca de Piazza Duomo.


Joyas culturales

Más allá de la ostentación hay verdadera riqueza cultural e histórica. Póngase su ropa más elegante para pasar una noche en el famoso teatro de ópera La Scala, al norte del Duomo, la catedral gótica más grande del mundo. El cercano barrio de Brera acoge obras maestras del renacimiento en la famosa Pinacoteca di Brera. La Última Cena de Leonardo Da Vinci se encuentra en la Iglesia Santa María delle Grazie. Hacia el oeste se encuentra la enorme fortaleza que es el Castello Sforzesco, un punto de referencia en Milán.

Vida nocturna

El barrio de Brera y los barrios del canal, Navigli y Porta Ticinese, están repletos de bares, discotecas, bodegas y cervecerías. Las noches empiezan con una passegiatta (paseo) antes de ir a los bares de jazz en el barrio de Navigli o a las discotecas como Il Gattopardo Café, decorada con bellas arañas, que se encuentra al noroeste del centro en una iglesia desafectada.


Venga a uno de los hoteles en Milan de Hotels.com y descubra la ciudad