Guías de

Viajar a Milán en puente: moda exclusiva, arte de primer nivel y los cafés como centro de la vida social, además de una animada vida nocturna

Buscar hotel

Ir a Milán durante un puente es suficiente para ponerse al día en cuanto a moda y para disfrutar de su gastronomía y del fútbol. Reserve un hotel en Milán y utilice este itinerario de dos días para sacar el mayor provecho de esta ajetreada ciudad italiana.

Puente en Milán: día uno, mañana

Después de apurar hasta el último sorbo de su espresso en la barra de un bar, junto a los milaneses, diríjase al centro de la ciudad, a la Piazza del Duomo. Antes de acceder a la majestuosa catedral, o Duomo, deténgase un momento para admirar el entorno, donde descubrirá edificios como el Palazzo Reale, del siglo XVIII, con su colección de arte contemporáneo. Una vez esté en el interior de este templo gótico, suba al tejado y quédese entre las agujas y estatuas para disfrutar de unas vistas inmejorables del centro de Milán. A media mañana, encamínese hacia la Galleria Vittorio Emanuele II, un centro comercial construido en hierro y cristal que está ubicado junto al Duomo. Deguste un café entre los mosaicos del café Zucca y mire a la gente pasar desde las ventanas de la segunda planta. Comienzo: Piazza Duomo
Metro más cercano: Duomo

Tarde

En la segunda boca de metro al sur de Missori encontrará la línea que le lleva hasta la Fiera di Senigallia, el mercadillo de los sábados en Milán. Siguiendo el contorno de los canales, descubrirá una ecléctica colección de puestos que venden de todo, desde telas clásicas y CDs, hasta artículos de piel. El Viale Papiniano, donde hay un mercadillo los martes y sábados, goza también de popularidad por su ropa y baratijas. Tome el metro en el Duomo para dirigirse a Sant'Agostino (cambiando en Cadorna). Otra opción sería ir de compras al Quadrilatero della Moda, en la Via Montenapoleone (o "Montenapo"), al norte del Duomo, donde encontrará ropa de diseño. No lejos de allí encontrará los boschetti (bosquecillos) de los pintorescos Jardines Públicos. Comienzo: Fiera di Senigallia
Metro más cercano: Missori

Noche

Después de refrescarse en su hotel de Milán, diríjase al Navigli, un barrio junto al canal donde hay un buen ambiente. Continúe su recorrido por la Via Vigevano en dirección a Viale Gorizia y a las calles jalonadas de bares del barrio del canal. Acompañe a los lugareños en su paseo al caer la noche, o passeggiata, y tome un aperitivo junto a las vías fluviales. Las bebidas suelen ir acompañadas de un platito de aceitunas, tramezzini (sándwiches) y embutidos que son obsequio de la casa. Elija uno de los restaurantes junto al agua, o establecimientos con música en directo y bares que están abiertos toda la noche. Comienzo: Viale Gorizia, barrio de Navigli
La boca de metro más cercana: Porta Genova

Puente en Milán: día dos, mañana

Un viaje a Milán en puente no puede terminar sin echar un vistazo al interior de La Scala, además en sus museos hallará una maravillosa exhibición de trajes y escenarios teatrales. Más tarde, explore el vecino distrito de Brera, donde las boutiques más chic y las galerías de arte se alinean a lo largo de sus estrechos callejones. La Galería Nacional de Arte de Brera destaca por sus pinturas de Rafael y Mantegna.
Comienzo: Piazza della Scala
Metro más cercano: Duomo

Tarde

Un paseíto hacia el este lo llevará hasta el Castello Sforzesco, un referente de esta ciudad que se sitúa detrás del espacio verde más amplio de Milán, el Parco Sempione. Suba a la Torre Branca, una construcción de tubos de acero, para disfrutar de unas maravillosas vistas de Milán y el Arco de la Paz, ubicado en el extremo norte del parque. Al suroeste de Parco Sempione está la iglesia renacentista de Santa Maria delle Grazie, que alberga la obra maestra de Leonardo da Vinci, La Última Cena y que se encuentra junto a la calle comercial Corso Magenta.Comienzo: Parco Sempione
Metro más cercano: Lanza/Cadorna

Noche

Disfrute de su última noche en Il Gattopardo Café, un establecimiento situado al noroeste del casco antiguo de Milán, cerca del Corso Sempione, que se caracteriza por su espléndida decoración. Instálese en esta iglesia desafectada, transformada en un restaurante adornado con unas espléndidas arañas, que es también bar y disco. Es una auténtica institución en Milán y la mejor manera de decir arrivederci a una ciudad con tanta clase.Comienzo: Parco Sempione
Metro más cercano: Arona Sempione
Venga a uno de los hoteles en Milan de Hotels.com y descubra la ciudad