Guías de

Una guía de viajes para Estocolmo: sabores nórdicos, un pasado regio y vida al aire libre en las costas del Mar Báltico

Buscar hotel

Una escapada a Estocolmo lo llevará a una capital de 14 islas en la que nunca se está lejos del agua. Es una ciudad compacta, así que, donde sea que reserve su hotel en Estocolmo, estará cerca de espacios verdes, de palacios reales y de bares animados.

Para ubicarse mejor

El origen de Estocolmo está en la minúscula isla de Gamla Stan, donde comerciantes y monarcas ocupaban las calles medievales, que rodean el Palacio Real. Al norte, Norrmalm, a veces llamado "la ciudad", conforma el centro de Estocolmo. Las tiendas, restaurantes y clubes se encuentran desde aquí hasta la acaudalada Östermalm, donde se mueve el Estocolmo de dinero. Al oeste, están los espacios verdes de la diminuta Ladugårdsgärdet y la isla Djurgården, que alberga museos de primera clase. El imponente ayuntamiento de ladrillo rojo, el Stadshuset, domina el Kungsholmen, al oeste, con sus oficinas gubernamentales. Södermalm, la gran isla con colinas, es el centro del Estocolmo alternativo, y ofrece una vibrante mezcla de clubes de música, tiendas "vintage" y galerías, que exhiben prometedores artistas.


Vida al aire libre

Comience su escapada a Estocolmo con un viaje en barco. Le revelará el magnífico panorama de las más relevantes obras de arquitectura: desde el Ayuntamiento hasta las cúpulas de las iglesias barrocas, además de fascinantes vistas del archipiélago, los astilleros y las playas. Si desea un poco de ejercicio suave, visite los caminitos de Djurgården, hasta el café orgánico al aire libre en Rosendals Trädgård. Haga como los lugareños y llévese un picnic al Hagaparken o mire pasar al mundo desde la terraza de un café en Kungsträdgården.


Una variedad de museos

Explore la Suecia rural sin dejar la ciudad, dando un paseo por las viejas granjas, fincas y cabañas de troncos en el museo al aire libre de Skansen. Las aventuras de la heroína sueca Pippi Calzaslargas entretienen a los más pequeños en Junibacken, mientras que los aspirantes a estrellas de rock pueden aporrear algunos acordes en el Museo de la Música. Hágase una idea clara de cómo era la vida en un barco de guerra en el Museo Vasa, donde hay un inmenso buque de guerra del siglo XVII varado para siempre. Vea arte nórdico y los mejores muebles escandinavos, además de telas de brillantes colores y cristales con formas extraordinarias en el Museo Nacional.


Sabores de Escandinavia

Estocolmo tiene fama de ser caro, pero es fácil comer bien sin dejarse la nómina. Después de un suculento desayuno buffet escandinavo, smorgasbord, en su hotel en Estocolmo, busque un dagens lunch (menú del día) de un plato, pan, ensalada y café. Pida arenques y aquavit en una vieja cervecería o gaste a lo grande en cocina sueca moderna, en locales tan "cool" como su clientela. Si busca una experiencia única, pruebe el menú del banquete del último Premio Nobel en el restaurante del Stadshuset.


Compras con intención

Los compradores entendidos, que buscan las puras líneas de los clásicos escandinavos, van a las tiendas de interiorismo de Östermalm, como ser Jacksons y Modernity. Drottninggatan ofrece tiendas de moda urbana; NK son los grandes almacenes de más categoría de la capital, mientras que las marcas internacionales se agrupan en la zona de Stureplan y del centro comercial más chic, el Sturegallerian Si busca jóvenes diseñadores, regalos extravangantes y ropa "vintage", vaya a las menos exclusivas calles de Södermalm, antiguamente una zona de clases bajas.

Vaya y vea Estocolmo con sus propios ojos, con uno de los hoteles de Estocolmo de Hotels.