Ir a la página principal. Presiona la tecla Intro para activar.
Guías de

Vacaciones de invierno en Estocolmo

Busca tu hospedaje

Unas vacaciones de invierno en Estocolmo pueden ser mágicas. Los rompehielos se deslizan por el helado mar mientras los árboles de navidad brillan con luces temblorosas. Hay mercadillos de navidad repletos de muñequitos de ciruela confitada y las copas de vino caliente están a la orden del día. Reserve un hotel invernal en Estocolmo y pase unas vacaciones que no olvidará.

Paseos invernales en barco

Abríguese bien para un paseo invernal en barco. El hielo se rompe lentamente cuando los barcos se deslizan entre las islas de Estocolmo. Cuando la nieve cubre los edificios y la escarcha centellea en las desnudas ramas de los árboles, Estocolmo se ve muy diferente. Vaya hasta la isla de Vaxholm y reserve la comida buffet a bordo de un barco de vapor. O si no, pase el día en Fjäderholmarna y únase a los lugareños en una smorgasbord navideña (una julbord o buffet) en el Fjäderholmarnas Krog.


Entretenimiento festivo

La música de navidad comienza con los villancicos, que suenan alegres bajo las azules y doradas cúpulas de maravillas barrocas, como la Katarina Kyrka o en la sombría Storkyrkan, la catedral gótica de ladrillo rojo. Menos religioso, pero igual de sagrado para los suecos es el 13 de diciembre. La procesión a la luz de las velas de Lucia, la Reina de la Luz, y los que la presencian serpentean por las calles hasta Skansen. En el espléndido entorno en rojo y dorado de la Real Ópera, El Cascanueces le llega al corazón a generaciones de amantes del ballet. Las multitudes llenan las calles en la Nochevieja: las iglesias tocan sus campanas y los fuegos artificiales se elevan sobre el agua.


Compras navideñas

Desde el comienzo de diciembre, los mercadillos navideños llenan las calles y plazas de Estocolmo. Juguetes tradicionales de madera, platos navideños y decoraciones artesanales tientan a los compradores de la temporada en la plaza Stortorget de Gamla Stan, en Skansen y en los palacios reales de Rosendals y Drottningholms Slott. Las tiendas compiten unas con otras con sus escaparates decorados con personajes de cuentos de hadas, y las mayores multitudes se reúnen a diario frente a los cotizados almacenes NK.


Una smogasbord navideña

Mímese con una julbord navideña de arenques y anguilas, con la Tentación de Jansson (un graten de patatas con sardinetas), jamón de navidad y platos que utilizan todas las partes del cerdo, seguidos de dulces postres con ácidas salsas de bayas. Todo baja mejor con unos vasos de aguardiente de frutas. Cene en la taberna del siglo XVIII, Clas På Hörnet en Vasastaden o prémiese en Djurgårdsbrunn después de una caminata junto al helado canal en Djurgården.


El invierno en Skansen

Una escapada invernal en Estocolmo debe incluir una visita al museo al aire libre de Skansen. Las chimeneas arden en las viejas granjas, mientras que los personajes en traje de época encantan y asustan a la vez a los más pequeños con olvidados cuentos de hadas. El mercadillo navideño de los fines de semana ofrece guantes tejidos a mano, dulces, juguetes y decoraciones. Para Año Nuevo vienen multitudes a oír las palabras del poema de Tennyson: "Tocad, salvajes campanas", que anuncian la medianoche.


Al aire libre, para los que se atrevan

En los días buenos, los gritos de los patinadores se mezclan con el ruido de los patines en la pequeña pista al aire libre del Kungsträdgården. En los inviernos más fríos, los patinadores experimentados se atreven a salir a los canales que rodean Estocolmo, para improvisar carreras y patinaje de larga distancia. Los más indomables hacen el viaje de 20 minutos hasta el parque de Hellasgården para patinar en los lagos congelados, ponerse en forma haciendo esquí de fondo o hacen un agujero en el hielo para un poco de natación masoquista. Vaya y vea Estocolmo con sus propios ojos, con uno de los hoteles de Estocolmo de Hotels.com

Dónde hospedarse

Descubre

Aquí encontrarás tus vacaciones perfectas en Estocolmo

De 320 hoteles.